Santa Rosa de Viterbo

Conozcamos un poco de uno de los recintos más importantes del barroco colonial mexicano, El templo de Santa Rosa de Viterbo ubicado en Santiago de Querétaro, México

El origen del nombre de este monumento no se sabe con certeza porque se escogió como titular y patrona de esta comunidad a Santa Rosa originaria de Viterbo, Italia (Rosa de Viterbo fue una terciaria franciscana, no monja, como las que en éste vivieron, que fueron beatas terciarias franciscanas, Rosa de Viterbo ya canonizada fue modelo de las mujeres que aquí vivieron, los franciscanos que atendieron a estas damas le dieron el nombre).

Construida en el año de 1752, contruida por Francisco Martìnez Gudiño, y Mariano de las Casas construyo el reloj que esta ubicado en la torre.

Es este maravilloso lugar podemos encontrar los buelos dorados de sus retablos, sus tallas de madera, los lienzos, el bello pùpilo de ricas incrustaciones, el abanico del coro alto que es un encaje de dorado, madera y hermosura. Es un claro ejemplo del Barroco en Queretaro, del siglo XVIII.

Aunque la fachada y la torre, tienen influencia árabe, por lo que pudieran considerarse “Manieristas”, los retablos son barrocos con diferentes estilos.

Al entrar al templo le sorprenderá el elaborado trabajo de los cinco retablos que están totalmente cubiertos con una capa de oro genuino.

En su interior cuenta con múltiples pinturas entre las que destacan: el retrato del capitán Velázquez de Lorea de Miguel Cabrera y el retrato de Sor Ana María (Neve), y considerado uno de los cuadros más bellos hechos a una monja.

Desafortunadamente no es posible contemplar este recinto tal y como fue en su totalidad, pues una de sus partes fundamentales, el altar mayor, de estilo barroco, fue destruido en 1849, colocándose en su lugar uno neoclásico que actualmente se conserva. No obstante, todos los demás retablos, labrados en madera y cubiertos con hoja de oro, se muestran completos. La torre, con campanario de 2 cuerpos, esta situada en la parte oriente del templo, levantándose desde el rincón noreste del coro alto.

Parte de su restauración fue el conjunto de retablos que centímetro a centímetro fue librado de la implacable polvareda de los siglos es hoy por hoy uno de los más importantes de México, reconocido incluso en el nivel mundial. Mención aparte podemos hacer del acervo de pinturas que el equipo de restauradores ha dejado como nuevas, la mayor parte de las cuales se exhibe en la sacristía menor. La sacristía mayor alberga otros objetos muy valiosos, como son la mesa chinesca octogonal, el lavamanos litúrgico con sus toalleros laterales, las esculturas de los doce apóstoles y Jesucristo (que seguramente debieron estar colocadas en el altar barroco destruido), y la pintura mural donde se representa la historia del convento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: