La casa de los Picapiedra.

Una casa poco convencional, ubicada en una colina de Malibú, en California.

Uno no puede no saber de esta casa porque no se trata de una casa con una decoración inspirada en la popular serie de los sesenta, sino que es realmente una casa como las que aparecían en los dibujos, hasta el punto de que podría servir perfectamente de escenario para una película.

Desde su exterior, te cautiva, pues parece una cueva de piedra caliza erosionada por el viento, justo en lo alto de la colina. Pero si el exterior te parece sorprendente, espera a ver el interior.

Empezaremos por la cocina ya que es un espacio donde la serie animada pasa la mayor parte del tiempo.

Como pueden ver en el interior el efecto de estar en una cueva, con los techos y paredes de formas irregulares y las ventanas perforadas en los muros, sino que el propio mobiliario de la cocina parece estar hecho de piedra, desde algo lógico como el banco hasta los frentes de los cajones.

Únicamente desentonan un poco los electrodomésticos, porque todos esperábamos ver al mini dinosaurio triturador de basuras o al pelícano lavadora, pero aún así, la ambientación es increíble.

Por otro lado en el sala se disfruta de unas vistas espectaculares del océano pacífico a través de un gran ventanal, desde el que intuyo se puede acceder a una agradable terraza. Los vidrios, no llevan marcos, y pasan bastante desapercibidos. El mobiliario del sala es de formas irregulares, desde una mesa de cristal hasta el sofá, que aunque no es de piedra por cuestiones funcionales. También se puede ver como tratan de integrar todo el mobiliario como la televisión en el hueco de la chimenea, tal vez demasiado baja para verla cómodamente, pero no deja de llamar la atención.

Del dormitorio llama bastante la atención que no está completamente separado del sala,  pues aunque los separa un muro, este tiene una enorme apertura sobre el cabecero, de forma que la continuidad del espacio es total, ya que tampoco hay puerta al dormitorio, sino tan solo al baño.

A juego con la cama, hay dos mesitas de noche que parecen realmente dos grandes trozos de piedra burdamente tallados. La iluminación, muy difusa y camuflada entre los pliegues de la pared, hace del dormitorio un lugar agradable y relajante.

El baño cuenta con un gran espacio de suelo empedrado y espejos sinuosos, en el que una gran bañera se esconde en un saliente de piedra, como si fuera un cuenco de piedra natural.

El propietario de esta singular construcción es el conocido presentador de televisión estadounidense Dick Clark, de 81 años, quien ofrece la propiedad a través de la inmobiliaria Trulia.

Esta casa esta en venta por un precio cerca de los 2,000,000 €

 También dispone de un extenso terreno exterior de casi 15 hectáreas, poblado de frondosa vegetación.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: